El trabajo defensivo

Que el Real Murcia ha realizado una buena primera vuelta del campeonato es indiscutible, sobre todo, si tenemos en cuenta que el objetivo principal de este equipo es volver a asentarse en la categoría. Otra cosa muy distinta es pensar que el Murcia debe aspirar a “todo” tan solo con el nombre. Esto me parece una profunda estupidez. Es decir, que solo los “memos” son capaces de pensar, que por haber competido 50 veces y vencer en 8 campeonatos de Segunda División somos y debemos ser superiores. No.

Si nos atenemos a los números, no es difícil darse cuenta cual es unos de los puntos flacos de este Real Murcia: la defensa. Y cuando digo la defensa digo el juego defensivo. Después de 22 partidos, encajar 28 goles no son números para estar contentos en este sentido. Pero no me quiero quedar solo en los números. Las ocasionase de gol que nos generan los rivales son demasiado elevadas. Excesivas. Este equipo debe mejorar sobre todo en la intensidad a la hora de defender. Los defensas laterales no deben ser tan vulnerables y dar facilidad al contrario cuando recibe y entrega el balón. Los centrales deben ser más expeditivos, imponer su juego por alto y su contundencia por bajo. Los centrocampistas no pueden dejar el rol defensivo solamente a Iturra. Otros jugadores como Richi, Emilio y los extremos, deben aportar mucho más en el balance defensivo de lo que hasta ahora lo han hecho. Solo de esta manera el equipo puede ganar en solidez, premisa imprescindible para seguir ganado partidos.

El objetivo del Real Murcia esta temporada sigue siendo el mismo: los 52 puntos, es decir, la permanencia. Por más que una serie de periodistas anacrónicos y de gurús depotivos algo trasnochados, se empeñen una y otra semana en establecer unas exigencias para esta plantilla para las que no está confeccionada. Afortunadamente la grada es unánime: #objetivo52

Indignado sigo

Tras la entrada del 2012 todo sigue igual. El nuevo gobierno de la nación, y mucho me parece tildarlo de nuevo, viene a implantar nuevos ajustes, como si fueran pocos los que ya llevamos desde que comenzara la crisis. Pero no voy a perder el tiempo ahora con eso.

Tan solo quiero apuntar que he querido dar a este blog con telarañas un aire nuevo. Un estilo algo mas serio, firme e indignado, que es como me siento.